Pintura de la célebre poetisa Teresa Wilms Montt, conocida con el seudónimo de Teresa de la Cruz ,óleo de 93 x 75 cm sobre tela, del destacado artista plástico español Julio Romero de Torres realizado en Madrid en el año 1920. En él, la inigualable imagen de Teresa Wilms Montt (joven escritora de 27 años de edad, al momento de esta obra; segunda de siete hermanas y perteneciente a una familia que dio cuatro presidentes a la República de Chile) aparece con un vestido púrpura y sosteniendo una Tanagra, que cautiva con su mirada a todo aquel que posarse al frente.
Expuesto en la famosa Galería Witcomb de Buenos Aires en Septiembre de 1922, junto con otras obras del artista en una muestra individual de gran éxito, y del cual se perdió su rastro hasta año 2018, cuando fue repatriado por la Fundación.
“Teresa Wilms fue la más grande poeta de la lengua castellana y que si hubiera tenido barbas, estaría en todas las academias de España” ( Gómez Carrillo). Se educó en su casa de Viña del Mar (Chile) con una institutriz francesa antigua actriz de la Comedie francaise de París, quién le enseño música, canto y actuación; luego de un desgraciado matrimonio con Gustavo Balmaceda Valdés, sobrino del Presidente de Chile don José Manuel Balmaceda, del cual tuvo dos hijas: Sylvia y Elisa, se auto exilio en Buenos Aires, a los 20 años, donde tomo contacto con el ambiente literario porteño, a través de la Revista Nosotros y del Diario La Nación, donde publicó tres libros de poemas de gran éxito literario. Posteriormente se radicó en Madrid y formó parte del grupo literario de la Generación del 98, con Unamuno, Gómez Carrillo, Vicente Huidobro y Valle Inclán, quien le prologó dos libros. En ese ambiente conoce al pintor Julio Romero de Torres, quien entusiasmado con su belleza la traspaso al lienzo. Finalmente, se suicidó en París, el día de Navidad del año 1921, a los 28 años, dejando un testimonio de mujer libertaria y rebelde frente a las normas estrictas que la sociedad imponía a las mujeres con intereses artísticos.