Representa al ave con sus crías sujetas a su pecho y alimentándolas con su propia sangre y significa la Iglesia Católica que alimenta a sus hijos con su propio cuerpo y sangra. En el interior una puerta guarda un ostensorio con las Hostias consagradas el día Jueves Santo para ser utilizadas el día Viernes Santo, en el cuál no se puede celebrar la Santa Misa. Se instala en un altar especial en la Iglesia, que se denomina “Altar de la Reserva”.
Material: plata en su color, con vidrios en los ojos
Origen: Alto Peru, Siglo XVIII-XIX
Alto: 1 mt.
Peso: 35 Kg.
Orfebre: desconocido